Sócrates en los diálogos de Platón concluía “El que desea, desea lo que no está seguro de poseer, lo que no existe al presente, lo que no posee, lo que no tiene, lo que le falta. Esto es, pues, desear y amar”., partiendo de esa premisa y llevándola un poco más allá podríamos decir que todos nosotros nos encontramos en una búsqueda incesante por obtener más de lo que tenemos, llevándonos a un inconformismo permanente, o al menos en teoría.

El problema está cuando esa condición innata se lleva a dos extremos opuestos, bien sea, no nos sentirnos satisfechos con absolutamente nada dejándonos arrastrar por una idea obsesiva del éxito mal sano y la competencia desmedida o bien entrando en una aceptación resignada y pesimista de que las cosas buenas simplemente no son para nosotros.

Si nos fijamos a nuestro alrededor la naturaleza misma nos brinda lecciones importantes sobre el tiempo y medida de las cosas, existe un tiempo de verano, otro de otoño, seguido del crudo invierno y la (tan corta a veces) primavera, si la naturaleza es paciente y tiene su espacio y su momento adecuados también deberíamos mirarnos a nosotros mismos sobre los mismos conceptos.

Hace poco un amigo muy cercano me decía “Yo logré obtener las cosas que tengo solamente cuando creí firmemente que me las merecía, además, la fe, la confianza y la paciencia fueron fundamentales”. Debo admitir que la paciencia (aunque muchos de quienes me conocen no lo crean así) no es una de mis mayores virtudes, por eso la autodisciplina en esos temas me ha sacado algunas canas, pero finalmente he aprendido que el autocontrol es en definitiva lo que puede hacer la diferencia entre celebrar por haber logrado o fantasear con lo que pudo haber sido.

De las actividades más importantes pero la que menos practicamos es la de pasar tiempo con nosotros mismos y hacernos una autoevaluación, así tan aburrido como puede sonar, así mismo radica el tamaño de su importancia, en nosotros está mayormente la responsabilidad de que ocurran o no las cosas, Dios determina pero también espera que elijamos y tomemos acción hacia lo correcto.

Ahora bien, el controlar nuestros impulsos y deseos y el evitar a toda costa la zona de confort puede ser el primer paso, liberador por cierto, hacia una visión sana sobre el éxito y las metas. Es bien sabido que solo aquellos que saben aguardar el tiempo suficiente y que han logrado mantenerse en una directriz ética y moral logran disfrutar amplia y sanamente de sus triunfos, no siempre lo que deseamos es lo que nos conviene y nos hará felices, pero siempre será mejor tomar partida y responsabilidad en nuestro diario vivir que sencillamente culpar a otros por nuestra condición.

Si Eres Nuevo En Este Blog, Tal Vez Quieras Suscribirte A Mi RSS . Gracias Por Visitarme , No Olvides Dejar Tus Comentarios

Related posts:

Esta Es La Razón Por La Cual Las Persona De Éxito Toman Decisiones RápidasEsta Es La Clave Para Evitar Renunciar a Tus Propósitos Este AñoEsta Es La Clave Para Obtener Todo Lo Que Deseas¡Auxilio, Mi Negocio Se Está Viniendo Abajo! ¿¿Qué Hago??Sigue Esta Recomendación Y Formarás Una Sólida Organización En Tu Negocio

View the original article here

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *