Lo que hoy se llama marketing de atracción, surgió en el mercado anglosajón  denominado: inbound marketing,  frente a un modelo anterior el outbound marketing.


El outbound marketing tiene que ver con la forma más tradicional de ver las actividades de marketing, dirigido al gran público y con sistemas de publicidad y promoción abiertos,  generales y volcados a pagar por publicidad; es un sistema un tanto impersonal.  El inbound marketing  surgió para realizar un acercamiento personalizado a clientes y prospectos y ganar la atención de los interesados, se ubica más en el terreno del marketing directo y el marketing relacional.


Estos no son conceptos nuevos ni son exclusivos del marketing multinivel.  El marketing multinivel es un sistema idóneo para su aplicación y ha surgido todo un movimiento que lo practica con excelentes resultados.  Mike Dillard es quien lo aplica al multinivel y prácticamente se convierte en un paradigma que se ha expandido en Estados Unidos primero y luego en América Latina.  Incluso antes de que se desarrollara el concepto formalmente, ya existía en la practica desde hace muchos años atrás y todo el mundo ha estado expuesto o ha practicado de forma inconciente el marketing de atracción.


Entonces te preguntarás, Alexis…pero si todo esto lleva ya años aplicándose ¿porqué buenas nuevas?  Jajá jajá… muy buena pregunta.  Bien, la respuesta es PORQUE esa fue la vivencia que tuve cuando la vida me dirigió a encontrarme con este concepto y con estos métodos de marketing.  Sentí la misma alegría que sientes cuando te dan una buena noticia, cuando encuentras p-o-r f-i-n respuesta, a algo que te martillaba dentro.  Cuando tienes mucho tiempo diciendote: tiene que haber una forma diferente de hacerlo, tiene que haberla…y “ta ta ta tannnn”  lo descubres, lo encuentras.


El marketing de atracción, como lo plantea el consenso de los networkers que lo aplican, son un conjunto de técnicas de marketing a través de las cuales te posicionas como experto y agregas valor a la industria, sobre todo,  a través de contenidos ofrecidos a potenciales socios o clientes, sin esperar nada a cambio.  En ese proceso es fundamental establecer una relación con las personas y que ellos confíen en ti.  En este paradigma la educación es la mejor promoción.


En lo personal para mí, entrar en contacto con este concepto, con esta forma de hacer marketing, me devolvió la esperanza de que yo podía permanecer en esta industria, me restableció de la desilusión en la que había caído con la forma tradicional del multinivel; donde pareces un vendedor de venta dura, que crea repulsión a la mayoría de la gente, que en ocasiones hostiga y persigue, a quien sus amigos no vuelven a tomarle una llamada telefónica; en fin que resulta ser  muy poco profesional.  Las buenas nuevas del marketing de atracción me sacaron de la parálisis y fue lo que me permitió reinventarme y  relanzarme, con nuevas energías, entusiasmo y pasión.


Esa maravillosa idea de ser la presa y no el cazador de tu negocio,  es sencillamente alentadora y liberadora.  Que tengas personas detrás de ti porque tu valor los atrajo y quisieran o prácticamente audicionar para trabajar contigo, es lo más cercano a la perfección, que he visto en marketing  multinivel.


Y luego todo el tema de la tecnología como complemento perfecto del trabajo presencial, es el catalizador que da el giro definitivo. Que estimulante es tener una alternativa para tus socios cuando te presentan lo que ellos viven como una fastidiosa y demoledora idea: “se me acabó mi lista”  y no tener que decirles en tono seudo motivador; bueno… ahora tienes que irte a plazas y establecimientos comerciales a prospectar en frío, consciente de que  lo harán con su cara de: necesito desesperadamente que entren a mi negocio.


En vez de eso, le proporcionas medios para que a través de un sistema de prospección y los demás componentes del modelo de marketing de atracción en Internet, puedan tener una lista de prospectos constantemente actualizada, una solución efectiva al problema clásico de quemar la lista.  Esto evita en gran medida los obstáculos que producen el desgaste y la deserción entre los networkers.


Se que todo esto, además de ser una buena noticia, constituye un verdadero desafío, sobre todo para el que no tiene dominio de la tecnología, sin embargo, apropiarse del concepto, hacerlo suyo e integrarlo a la cosmovisión personal y la de tu equipo, es mucho más importante que los aspectos puramente técnicos.


Existen los medios para que, ese aspecto,  no sea un problema infranqueable.  Ya hay sistemas que simplifican el proceso, centros de capacitación que te enseñan paso a paso y servicios que se pueden subcontratar para que, lo técnico en relación al Internet, no sea una barrera.  Claro, siempre, siempre, para hacer una cambio hay que pagar un precio.


Ojalá para ti también, iniciarte en el paradigma del marketing de atracción sea una respuesta a tu situación y traiga a tu vida mejores resultados y puedas permanecer en esta bella industria siendo cada vez más profesional y efectivo.  En lo adelante seguiré publicando artículos y videos relativos al tema con tips y estrategias concretas que te van a permitir ser un networker que atraiga, en vez de crear repulsión o indiferencia a sus prospectos.


Alexis Rodríguez


View the original article here

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *