cómo tomar buenas decisiones

Ya sea en nuestros negocios o en nuestra vida misma constantemente nos vemos obligados a tomar decisiones.


Algunas decisiones podrían no tener consecuencias significativas, pero otras, por más pequeñas que sean, podrían determinar el éxito o el fracaso.


Por tanto, sin importar el tamaño que tengan, siempre debemos procurar tomar buenas decisiones.


Y, por tanto, siempre debemos tener cuidado al momento de tomar una decisión, lo cual implica recabar información que nos ayude a decidir, desarrollar alternativas, y luego analizarlas (evaluar sus ventajas y desventajas, y calcular sus posibles consecuencias tanto inmediatas como a largo plazo).


Mientras más importante sea una decisión (mientras más grande sea el impacto que pueda tener en nuestros negocios o en nuestra vida), mayor cuidado debemos tener al momento de tomarla (mayor información debemos recabar, mayores alternativas debemos considerar, y mayor tiempo debemos tomarnos en analizarlas).


Aunque, por otro lado, si se trata de decisiones cotidianas o rutinarias, debemos tener la capacidad de analizar y decidir rápidamente, confiando en nuestro buen juicio, nuestra experiencia y en nuestra intuición.


Al momento de tomar una decisión debemos tomar en cuenta tres cosas:

no analizar una decisión en exceso: cuando se trata de una decisión importante, debemos analizarla bien antes de tomarla, pero sin exagerar, sin llegar al punto de querer recabar toda la información existente, o querer preverlo o planificarlo todo.

Si nos tomamos demasiado tiempo en analizar una decisión, podríamos llegar a lo que se conoce como “parálisis por análisis” y al final ser ya demasiado tarde para decidir; debemos tener en cuenta que no podemos preverlo todo y que siempre habrá cierto riesgo que debemos aprender a asumir.

no tomar decisiones en base a emociones: no debemos tomar decisiones dejándonos llevar por el apuro, por la presión, por el odio, por hechos pasados, o por lo que digan los demás; debemos procurar tomar decisiones estando lo más tranquilos posible (lo cual nos dará claridad y sabiduría), y siendo lo más objetivos posible.confiar en nuestra intuición: nuestra intuición sabe cuándo una decisión que estamos por tomar es o no la correcta; si es la correcta, podría manifestarse haciéndonos sentir tranquilos y optimistas; pero si no es la correcta, podría alertarnos haciéndonos sentir dudas, miedo o preocupación.

Si nuestra intuición nos dice que la decisión que estamos por tomar es la correcta, debemos dejar de seguir dándole más vueltas al asunto y tomarla sin perder más tiempo; pero si nos dice que no es la correcta, no deberíamos tomarla por ningún motivo.


Si luego de haber analizado una decisión, ésta sigue siendo poco clara al igual que nuestra intuición, debemos recabar mayor información y tomarnos más tiempo en analizarla; pero si a pesar de ello seguimos sin encontrar una respuesta, tenemos las siguientes alternativas:

buscar un estado de silencio interior: tranquilizar nuestra mente y buscar un estado de silencio interior hasta que nuestra intuición nos diga qué decisión debemos tomar.olvidarnos de que hay que decidir: olvidarnos del tema y ponernos a hacer otras cosas que distraigan nuestra mente hasta que nuestra intuición de un momento a otro nos dé la respuesta.abstenernos de tomar una decisión: en ocasiones la solución podría ser esperar que las cosas de algún modo se resuelvan solas, o que alguien tome la decisión por nosotros.pedir ayuda: solicitar la ayuda o el consejo de alguien que consideremos capaz de ayudarnos a tomar la decisión correcta.ponernos en la cabeza de alguien: ponernos en la cabeza de alguien que consideremos capaz de tomar la decisión correcta, y pensar qué haría ese alguien en nuestra situación.

Una vez que hemos tomado una decisión, es posible saber si fue la correcta si nos sentimos tranquilos y hasta nos olvidamos de que hubo alguna decisión; también podemos saber si hemos tomado una buena decisión cuando vemos que todo fluye y nos sale bien.


Pero si, por el contrario, empezamos a encontrar obstáculos en el camino o las cosas empiezan a salirnos mal, no debemos cambiar nuestra decisión tan rápido, sino pensar en seguir con ésta hasta el final, libre de dudas, remordimientos o preocupaciones.


Debemos tener en cuenta que es difícil prever realmente cuál será el desenlace de una decisión (una decisión que al principio pareciera haber sido mal tomada a la larga podría conducirnos a una gran oportunidad), y que no podemos estar perdiendo el tiempo en rehacer decisiones.


Sin embargo, si el camino presenta demasiadas dificultades, debemos ser lo suficientemente responsables como para aceptar que tomamos la decisión equivocada, y lo suficientemente flexibles como para cambiar nuestra decisión.


Etiquetas: Emprendedores, Gestión de negocios


Tweet

Contenidos relacionados:

Consejos para tomar buenas decisionesCómo tomar decisiones en la empresaLa toma de decisionesEl empowermentCómo delegar en 10 pasos

View the original article here

Posted in Multinivel

Armando atiende el llamado de su amiga de la infancia, Laura, quien le ha manifestado que está en graves aprietos financieros. Escucha con mucha atención lo que esta le cuenta y le parece insólito que haya caído en manos de un prestamista para obtener fondos que le permitieran mantener su calificación en un multinivel. Ahora, está pagando una fuerte suma mensual por concepto de intereses, no ha logrado generar ingresos que le permitan pagar el capital y no encuentra solución a su problema.

 

Todos conocemos casos de personas que han perdido en un momento el patrimonio que tardaron años en construir producto de una decisión financiera errónea. Generalmente, los resultados de este tipo son consecuencia de no reconocer la necesidad de ayuda, no contar con alguien que brindara una buena orientación, y lo más substancial, no poseer nociones básicas de finanzas.


En nuestra sociedad se valora el conocimiento técnico que nos haga mejores profesionales, sin embargo, no se considera necesario aprender a manejar conceptos financieros que nos faciliten la obtención del mejor retorno posible a partir de los ingresos obtenidos en nuestra actividad laboral. Esta materia es ignorada en el sistema educativo, no se enseña en buena parte de los hogares y es un tema tabú que no debe tratarse en público.


El manejo de una cultura financiera es la base para fomentar buenos hábitos financieros y si es transmitida a nuestros niños y jóvenes, contribuirá a formar ciudadanos que manejarán su dinero con cuidado. Quienes aprenden a controlar sus finanzas personales ahorrarán, adquirirán activos productivos, adquirirán las pólizas adecuadas, usarán un presupuesto de gastos, investigarán antes de invertir y construirán, desde temprano, un fondo de retiro para el momento de la jubilación.


La difusión de este conocimiento es tarea de los miembros de la sociedad que lo posean. Los padres son responsables de educar financieramente a sus hijos, los maestros y empresarios deben a sumir este compromiso con su entorno. A las distintas asociaciones que hacen vida en la comunidad también les corresponde aceptar el reto en este sentido. En fin, la difusión de la cultura financiera debe convertirse en obra de todos en la medida de nuestros conocimientos y área de influencia.


Armando ayuda a Laura a identificar el monto de los activos de los que puede disponer para pagar su deuda. Desafortunadamente no tiene saldo disponible en sus tarjetas de crédito para utilizar el financiamiento de un avance de efectivo cuyos intereses son considerablemente más bajos de los que está pagando ahora. Tendrá que vender su obra de arte más preciada para saldar el monto adeudado y, por sugerencia de su amigo, tomará un curso de finanzas personales de inmediato.


 Por Isabel Idarraga


View the original article here

cómo tomar buenas decisiones

Ya sea en nuestros negocios o en nuestra vida misma constantemente nos vemos obligados a tomar decisiones.


Algunas decisiones podrían no tener consecuencias significativas, pero otras, por más pequeñas que sean, podrían determinar el éxito o el fracaso.


Por tanto, sin importar el tamaño que tengan, siempre debemos procurar tomar buenas decisiones.


Y, por tanto, siempre debemos tener cuidado al momento de tomar una decisión, lo cual implica recabar información que nos ayude a decidir, desarrollar alternativas, y luego analizarlas (evaluar sus ventajas y desventajas, y calcular sus posibles consecuencias tanto inmediatas como a largo plazo).



Mientras más importante sea una decisión (mientras más grande sea el impacto que pueda tener en nuestros negocios o en nuestra vida), mayor cuidado debemos tener al momento de tomarla (mayor información debemos recabar, mayores alternativas debemos considerar, y mayor tiempo debemos tomarnos en analizarlas).


Aunque, por otro lado, si se trata de decisiones cotidianas o rutinarias, debemos tener la capacidad de analizar y decidir rápidamente, confiando en nuestro buen juicio, nuestra experiencia y en nuestra intuición.


Al momento de tomar una decisión debemos tomar en cuenta tres cosas:

no analizar una decisión en exceso: cuando se trata de una decisión importante, debemos analizarla bien antes de tomarla, pero sin exagerar, sin llegar al punto de querer recabar toda la información existente, o querer preverlo o planificarlo todo.

Si nos tomamos demasiado tiempo en analizar una decisión, podríamos llegar a lo que se conoce como “parálisis por análisis” y al final ser ya demasiado tarde para decidir; debemos tener en cuenta que no podemos preverlo todo y que siempre habrá cierto riesgo que debemos aprender a asumir.

no tomar decisiones en base a emociones: no debemos tomar decisiones dejándonos llevar por el apuro, por la presión, por el odio, por hechos pasados, o por lo que digan los demás; debemos procurar tomar decisiones estando lo más tranquilos posible (lo cual nos dará claridad y sabiduría), y siendo lo más objetivos posible.confiar en nuestra intuición: nuestra intuición sabe cuándo una decisión que estamos por tomar es o no la correcta; si es la correcta, podría manifestarse haciéndonos sentir tranquilos y optimistas; pero si no es la correcta, podría alertarnos haciéndonos sentir dudas, miedo o preocupación.

Si nuestra intuición nos dice que la decisión que estamos por tomar es la correcta, debemos dejar de seguir dándole más vueltas al asunto y tomarla sin perder más tiempo; pero si nos dice que no es la correcta, no deberíamos tomarla por ningún motivo.


Si luego de haber analizado una decisión, ésta sigue siendo poco clara al igual que nuestra intuición, debemos recabar mayor información y tomarnos más tiempo en analizarla; pero si a pesar de ello seguimos sin encontrar una respuesta, tenemos las siguientes alternativas:

buscar un estado de silencio interior: tranquilizar nuestra mente y buscar un estado de silencio interior hasta que nuestra intuición nos diga qué decisión debemos tomar.olvidarnos de que hay que decidir: olvidarnos del tema y ponernos a hacer otras cosas que distraigan nuestra mente hasta que nuestra intuición de un momento a otro nos dé la respuesta.abstenernos de tomar una decisión: en ocasiones la solución podría ser esperar que las cosas de algún modo se resuelvan solas, o que alguien tome la decisión por nosotros.pedir ayuda: solicitar la ayuda o el consejo de alguien que consideremos capaz de ayudarnos a tomar la decisión correcta.ponernos en la cabeza de alguien: ponernos en la cabeza de alguien que consideremos capaz de tomar la decisión correcta, y pensar qué haría ese alguien en nuestra situación.

Una vez que hemos tomado una decisión, es posible saber si fue la correcta si nos sentimos tranquilos y hasta nos olvidamos de que hubo alguna decisión; también podemos saber si hemos tomado una buena decisión cuando vemos que todo fluye y nos sale bien.


Pero si, por el contrario, empezamos a encontrar obstáculos en el camino o las cosas empiezan a salirnos mal, no debemos cambiar nuestra decisión tan rápido, sino pensar en seguir con ésta hasta el final, libre de dudas, remordimientos o preocupaciones.


Debemos tener en cuenta que es difícil prever realmente cuál será el desenlace de una decisión (una decisión que al principio pareciera haber sido mal tomada a la larga podría conducirnos a una gran oportunidad), y que no podemos estar perdiendo el tiempo en rehacer decisiones.


Sin embargo, si el camino presenta demasiadas dificultades, debemos ser lo suficientemente responsables como para aceptar que tomamos la decisión equivocada, y lo suficientemente flexibles como para cambiar nuestra decisión.


Etiquetas: Emprendedores, Gestión de negocios


Tweet

Contenidos relacionados:

Consejos para tomar buenas decisionesCómo tomar decisiones en la empresaLa toma de decisionesEl empowermentCómo delegar en 10 pasos

View the original article here

Posted in Multinivel


Imagina esto: Vas a 300km/h en un monoplaza, tienes delante de ti a un corredor que va a tu misma velocidad, estas a una vuelta de la meta en una curva ves la oportunidad de sobrepasarle y de ganar el campeonato ¿Qué haces? ¿Lo sobrepasas? ¿Dejas que te ganen? ¿Te detienes, parqueas el carro y meditas sobre los riesgos vs beneficios, o simplemente vas por la victoria?


Tal vez te parezca algo exagerado este ejemplo, pero verdaderamente la vida se parece mucho a una carrera de autos, las oportunidades de lograr una victoria son pocas, pero carrera tras carrera los corredores se preparan para ganar así salgan en última posición.


Cuando tu mente tiene claro un objetivo ocurren muchas cosas interesantes, tu mente esta alerta y puede ver las oportunidades que generalmente no verías. Te doy un ejemplo, si has decidido comprar auto o casa o algún artículo, empiezas a ver en todas partes ese vehículo, ese aviso de se vende que estás buscando y comienzas a distinguir entre muchos, ese artículo que quieres comprar.


Por lo tanto no se trata de ser irresponsable y acelerado, se trata de tener claras tus metas y tus prioridades, de manera tal que te conviertas en una persona segura, que sabe hacia dónde va y que al ver la oportunidad no dudes en decir categóricamente Si o categóricamente No, porque allí también está el secreto, pues no todo lo que brilla es oro y muchas de las oportunidades que se te presenten no siempre te llevarán a donde tú quieres.


Así que prepárate, si aún no tienes claro cómo crear un plan hacia tus metas puedes empezar leyendo aquí sobre el como puedes crear un plan para iniciar tu viaje al éxito.


Si Eres Nuevo En Este Blog, Tal Vez Quieras Suscribirte A Mi RSS . Gracias Por Visitarme , No Olvides Dejar Tus Comentarios


View the original article here

Imagina esto: Vas a 300km/h en un monoplaza, tienes delante de ti a un corredor que va a tu misma velocidad, estas a una vuelta de la meta en una curva ves la oportunidad de sobrepasarle y de ganar el campeonato ¿Qué haces? ¿Lo sobrepasas? ¿Dejas que te ganen? ¿Te detienes, parqueas el carro y meditas sobre los riesgos vs beneficios, o simplemente vas por la victoria?

Tal vez te parezca algo exagerado este ejemplo, pero verdaderamente la vida se parece mucho a una carrera de autos, las oportunidades de lograr una victoria son pocas, pero carrera tras carrera los corredores se preparan para ganar así salgan en última posición.

Cuando tu mente tiene claro un objetivo ocurren muchas cosas interesantes, tu mente esta alerta y puede ver las oportunidades que generalmente no verías. Te doy un ejemplo, si has decidido comprar auto o casa o algún artículo, empiezas a ver en todas partes ese vehículo, ese aviso de se vende que estás buscando y comienzas a distinguir entre muchos, ese artículo que quieres comprar.

Por lo tanto no se trata de ser irresponsable y acelerado, se trata de tener claras tus metas y tus prioridades, de manera tal que te conviertas en una persona segura, que sabe hacia dónde va y que al ver la oportunidad no dudes en decir categóricamente Si o categóricamente No, porque allí también está el secreto, pues no todo lo que brilla es oro y muchas de las oportunidades que se te presenten no siempre te llevarán a donde tú quieres.

Así que prepárate, si aún no tienes claro cómo crear un plan hacia tus metas puedes empezar leyendo aquí sobre el como puedes crear un plan para iniciar tu viaje al éxito.

Si Eres Nuevo En Este Blog, Tal Vez Quieras Suscribirte A Mi RSS . Gracias Por Visitarme , No Olvides Dejar Tus Comentarios

Related posts:

10 Consejos Útiles Para Que Inicies Tu Camino Al ÉxitoEste Es El Secreto Del Éxito De Los Más Grandes Triunfadores En La HistoriaEsta Es La Clave Para Evitar Renunciar a Tus Propósitos Este AñoEsta Es La Clave Para Obtener Todo Lo Que DeseasSigue Esta Recomendación Y Formarás Una Sólida Organización En Tu Negocio

View the original article here